Cuántas calorías tiene un zumo de naranja natural


Siempre se ha hablado de lo beneficioso que resulta tomar un zumo de naranja natural por las mañanas, pero una cuestión que está generando mucho debate últimamente es el número de calorías reales que tiene un zumo de naranja natural y si realmente es tan bueno consumirlo por las mañanas si estamos a dieta. ¿Cuál es la cantidad exacta de calorías del zumo de naranja natural? ¿Deberíamos dejar de consumirlo? Te sacamos de dudas.

Los beneficios de consumir zumos de naranja naturales

Atendiendo a la opinión de los profesionales en nutrición y a todo lo estudiado acerca de los nutrientes que aporta un zumo de naranja natural, hay pocos motivos por los que deberíamos dejar de consumirlo. La gran cantidad de ventajas que reporta la ingesta de jugo de naranja recién exprimido eclipsa los escasos inconvenientes que puede presentar este producto.

Los debates acerca de la cantidad de calorías que presenta el zumo de naranja natural están más abiertos que nunca, sobre todo por el azúcar naturalmente presenta en la naranja y el gran sabor dulce que deja. De media, 100 gramos de naranja aportan 47 calorías. No obstante, los nutricionistas insisten en que hay que estar más atentos a cómo se ingieren esos gramos de naranja, y no tanto en el cálculo matemático del aporte calórico.

El debate en torno a esta cuestión se ha abierto fruto del desconocimiento. La lógica lleva a pensar que, si 100 gramos de naranja tienen casi 50 calorías, si haces un zumo de naranja con 300 gramos, triplicarás el aporte calórico, algo que ha llevado a muchos amantes del zumo natural de esta fruta a dejar de consumirlo.

No obstante, basta con echar un vistazo a la oferta de zumos del mercado para tirar por tierra esta teoría que induce al error. La cuestión es la manera en que esa cantidad es ingerida. Para estudiar esta cuestión, podemos fijarnos en los zumos procesados, los néctares y otras bebidas azucaradas cuyas campañas publicitarias aseguran que contienen un alto índice de zumo de frutas. Un zumo procesado o una bebida refrescante elaborada a base de zumo de naranja contiene cerca del 8% de zumo, una cantidad ínfima en proporción con el resto. Utilizando la lógica del argumento anterior, estos productos contarían con un aporte calórico inferior.

Lo cierto es que esto es rotundamente falso, pues en estos productos las calorías por cada 100 ml se disparan, pudiendo duplicar fácilmente los valores de la naranja fresca. Y es que un alto valor calórico no quiere decir que un producto sea menos sano, sino que la cantidad de aportes nutricionales que tiene ese alimento es más alta. Un zumo de naranja natural tiene muchos nutrientes, y muchos de ellos indispensables para mantener un buen estado de salud, por lo que detener su ingesta en base al cálculo matemático de sus kilocalorías es sencillamente absurdo.

La importancia de las proporciones y las combinaciones con otros alimentos

Un vaso de zumo de naranja natural se prepara en base a dos naranjas, aproximadamente, lo que da los nutrientes necesarios para empezar el día con energía. Como reza el dicho: desayuna como un rey, come como como un príncipe y cena como un mendigo. El metabolismo funciona a diferentes ritmos a lo largo del día, y el aporte extra de azúcar natural del zumo de naranja por las mañanas permite afrontar el día con un plus de vitalidad.

Por otra parte, conviene saber que la asimilación de nutrientes no se lleva a cabo de la misma manera ni con la misma eficacia con todos los alimentos. Por ejemplo, el hierro se asimila mucho mejor con la vitamina C, razón por la cual un aperitivo con marisco con limón al natural es nutricionalmente tan beneficioso.

No obstante, conviene mantener las proporciones en nuestro menú, tanto en cuanto al zumo de naranja como en el resto de alimentos de nuestra despensa. La naranja es un potente laxante, que favorece el tránsito intestinal y promueve la eliminación de residuos orgánicos, pero la ingesta abusiva del jugo de la naranja puede ser contraproducente, provocar una profunda sensación de malestar y hacer que aumenten las deposiciones a lo largo del día.

¿Qué tipo de bebida de zumo de naranja es mejor?

No existe una manera mejor de disfrutar de un zumo de naranja que no sea recién exprimido y al natural. Las calorías del zumo de naranja natural son elevadas en comparación con los zumos de otras frutas, sí, pero contiene múltiples propiedades beneficiosas para nuestro organismo y solo cuentan con los niveles de sacarosa típicos de estos cítricos. También pueden tomarse en bebidas licuadas, nutricionalmente muy favorables y que mantienen los altos niveles de fibra de estas frutas.

Lo que sí debes evitar es la ingesta de zumos procesados. Los briks industriales están hechos a base de néctar. El néctar se obtiene del jugo hervido de la fruta; al hervirlo, muchos de los nutrientes se pierden y el jugo se espesa. Este jugo es después mezclado con agua y otras sustancias para endulzarlo y evitar que espese demasiado.

Aunque no son perjudiciales para la salud, sí estamos hablando de zumos de peor calidad, con menor aporte nutricional y sabor adulterado por culpa de un proceso de hervido llevado a cabo únicamente para reducir costes y emplear menos cantidad de zumo natural por brik, haciendo que cunda más y amortizando antes la inversión.

El zumo de naranja natural es una de las mejores opciones si quieres disfrutar del sabor de la naranja en una bebida. Es refrescante, nutricionalmente muy completo y aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales al cuerpo. No obstante, conviene ser consumido en el momento para evitar la oxidación, a la que son muy propensas las frutas cítricas, así que trata de no dejarlo hecho para el día siguiente porque perderá buena parte de sus ventajas nutricionales.