A partir del 10 NOVIEMBRE disponibles nuestras naranjas y a partir del 2 de ENERO dispondremos de conservas vegetales saludables. Envío GRATIS a toda la Península

Zumo de naranja por la noche: pros y contras


El zumo de naranja es una de las bebidas más consumidas en el mundo. Su alto contenido en vitamina C y los beneficios que reporta a múltiples niveles en el organismo lo convierte en un producto muy interesante desde el punto de vista nutricional, además de delicioso con pulpa y sin ella.

Y es que el zumo de naranja no solo contribuye a mantener las defensas en un estado de forma óptimo, sino que además retrasa el envejecimiento de la piel, ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre, ayuda a regular el tránsito intestinal y ayuda a prevenir catarros y resfriados, ya que la vitamina C juega un papel importante en la prevención de estas dolencias. Además, es un aliado muy poderoso para mantener a raya la liberación de histamina, estando su consumo especialmente recomendado entre quienes sufren de alergias respiratorias.

Pero, ¿se puede consumir a todas horas? ¿Sienta igual de bien te lo tomes cuando te lo tomes? ¿Es recomendable tomarse un zumo de naranja por la noche? Te sacamos de dudas en el siguiente artículo.

¿Es recomendable tomar zumo de naranja por la noche?

Aunque es un producto nutricionalmente muy completo y capaz de reportar grandes beneficios al organismo, existe cierto consenso en desaconsejar la ingesta no solo de zumos de naranja, sino de cualquier producto cítrico por la noche, ya que pueden ocasionar molestias estomacales debido a que los cítricos pueden reducir el pH de los tejidos del estómago.

En vez de tomarlo por la noche, lo mejor es optar por incorporarlo en el desayuno, ya sea tomándolo en ayunas o después del café con tostadas. Y es que los cítricos pueden favorecer la presencia de reflujo, con el consecuente trastorno para el sueño que produce.

Pese a que el zumo de naranja puede ser un gran aliado para mantener el tracto digestivo en condiciones óptimas (los cítricos ayudan a depurar los tejidos del esófago y el estómago), conviene evitar su ingesta por la noche para asegurarse de que el pH de los tejidos del estómago se mantiene en unos valores óptimos.

Los zumos azucarados y los néctares, un error que conviene evitar

Estamos convencidos de que has escuchado las recomendaciones que abogan por consumir siempre zumos de naranja naturales, recién exprimidos a ser posible (para evitar la oxidación de la vitamina C) y procedentes de naranjas maduras. Al zumo natural de naranja nunca hay que añadirle azúcar, aunque las naranjas hayan salido algo ácidas, ya que el azúcar refinado de caña poco tiene que ver con los glúcidos que sí contiene de manera natural la naranja, como cualquier otro tipo de fruta.

Un error muy frecuente entre quienes quieren evitar la acidez provocada por la ingesta nocturna de zumos de naranja naturales es recurrir a néctares combinados o a zumos envasados azucarados. Pero que en boca resulte más dulce no quiere decir que estemos exentos de sufrir las molestias típicas asociadas al consumo de cítricos por la noche. De hecho, el azúcar puede contribuir a agravar esos síntomas, ya que en ningún caso estamos hablando de edulcorantes naturales, sino de azúcares refinados.

El caso de los néctares también es alarmante. Desde el punto de vista nutricional, un néctar resulta mucho más pobre que un zumo natural debido a que los néctares se elaboran hirviendo la fruta y exponiéndola a altas temperaturas, por lo que se pierden muchas de las propiedades que hacen más que interesante al zumo natural.

Además, este calor provoca una pérdida importante de vitaminas, lo que hace que los fabricantes deban compensar la pérdida de vitaminas añadiendo suplementos artificiales que en ningún caso compensan, ni desde el punto de vista del sabor ni del nutricional, la ingesta de néctares.

La clave está en consumir zumos naturales, pero siempre teniendo en cuenta las características de cada producto. La naranja, como cualquier otro cítrico, ofrece un sabor intenso y una textura única que se puede mantener en los zumos que se elaboran con pulpa, pero no conviene consumirlos de manera indiscriminada para que el aparato digestivo no se resienta.

Por las noches, mejor en fruta y con moderación

Las naranjas pueden ser un complemento como postre ideal para consumir en las sobremesas del mediodía y las noches, aunque conforme va acabando el día se va desaconsejando más su ingesta por las molestias que puede ocasionar. Ya lo dice el refrán: “la naranja por la mañana, oro. Por la tarde, plata, y por la noche, mata”.

Sin embargo, no a todas las personas les sienta igual de mal y algunas incluso pueden presentar una tolerancia más que buena a las frutas más ácidas por las noches. Si te ves capaz de asumir ese pequeño porcentaje de riesgo, adelante, pero te recomendamos que sustituyas el zumo por la pieza de naranja. La cantidad de zumo es mucho menor, es más saciante y mantiene todo el sabor y la textura que un zumo de naranja con pulpa. Así, minimizarás el riesgo de sufrir una indisposición estomacal y nada perturbará tu sueño.

Ventajas de tomar zumo de naranja por la noche

No todo lo que rodea al zumo de naranja nocturno es malo. De hecho, puede ser un buen ayudante para retirar los restos de alguna comida algo más grasienta, o incluso de la propia cena. Además, si quieres potenciar los efectos laxantes del zumo de naranja, al tomarlo por la noche seguramente te encuentres por la mañana con ganas de ir al baño, lo que puede ayudar a combatir con mayor eficacia los síntomas del estreñimiento.

Otro punto a favor que hace que tomar zumo de naranja por la noche sea una buena idea es que combate las afecciones respiratorias, y su aroma contribuye a la relajación mental. De hecho, el consumo de cítricos está muy aconsejado para aquellas personas con propensión a sufrir afecciones respiratorias o presenten cuadros de constipados o resfriados.

De hecho, tomar un zumo de naranja por la noche puede ser muy beneficioso para ayudar a retirar la mucosidad producida por un catarro o una infección de las vías respiratorias, evitando que el moco se apelmace y produzca tos crónica.

En cuanto al aroma, para muchos la piel de los cítricos desprende un olor muy característico que evoca momentos relajantes o de disfrute, algo que puede contribuir a mejorar el descanso por las noches, sobre todo en personas con problemas del sueño o con propensión a sufrir de ansiedad.

Inconvenientes de ingerir por la noche zumos de naranja

Como comentábamos al principio, los cítricos son deliciosos y muy beneficiosos para multitud de afecciones, pero su consumo también expone a los tejidos estomacales más sensibles a una reducción del pH que puede desembocar en problemas de reflujo, que suelen ser especialmente molestos de noche, impidiendo el correcto descanso.

Además, en caso de que ante una indisposición se produzcan vómitos, el efecto de los cítricos puede provocar irritaciones en el aparato faríngeo y laríngeo. Estos problemas pueden verse agravados si se han consumido otros productos dulces durante la noche, especialmente si son procesados, y también pueden replicarse si se ha añadid azúcar refinado al zumo de naranja, el cual puede potenciar el efecto del reflujo. Por eso lo mejor es siempre optar por tomarlo de día y con productos poco procesados.